Inicio > Noticias > Palabras para nuestros educadores y educadoras en su día

Palabras para nuestros educadores y educadoras en su día

Bogotá, 15 de mayo de 2018

Amigas educadoras, amigos educadores:

Reciban un fraternal y solidario saludo preñado de valoración hacia la profesión que eligieron y de reconocimiento a la tarea que realizan todos los días para crear vida en abundancia, que es la esperanza de Dios que cantamos en nuestro himno y el objetivo fundamental de su proyecto humanizador, y que nosotros queremos hacer realidad en nuestras escuelas, aulas, talleres y comunidades.

Amigas y amigos FELICITACIONES por elegir la “mejor” profesión del mundo y por decidir trabajar en y con Fe y Alegría. Nuestro fundador, el P. José María Vélaz, lo decía con claridad: “Fe y Alegría nació para contribuir a transformar el gran complejo nefasto de Ignorancia-Miseria-Sumisión, en otro diametralmente opuesto de Humanización-Bienestar-Participación”. Por eso el horizonte hacia el cual nos invita a caminar, cuando afirma: “El alma de la vocación de Fe y Alegría es el decidido empeño por la transformación social a través de la educación”. GRACIAS por aportar el sonido y la música de su vida a la orquesta de Fe y Alegría en la interpretación de la hoja de la partitura que nos demanda nuestra querida Colombia: construcción de paz y reconciliación desde una nueva ciudadanía que apuesta por la vida en plenitud que apuntala la felicidad que soñamos y garantiza la vida digna que todos y todas nos merecemos.

Este texto de William Arthur Ward, creo que no está pensado en su origen, para los maestros y maestras, pero pienso que resume y describe la vida de educadores y educadoras que siguen creyendo que otra Colombia es posible:

La aventura de la vida es aprender.
El objetivo de la vida es crecer.
La naturaleza de la vida es cambiar.
El desafío de la vida es superarse.
La esencia de la vida es cuidar.
El secreto de la vida es atreverse.
La belleza de la vida es dar.
La alegría de la vida es amar.

Fe y Alegría quiere ensalzar y reconocer en todos y todas ustedes esa vida entregada, disfrutada y puesta al servicio de los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos que participan de nuestro Movimiento. Creemos en ustedes, en sus sueños y en su vida comprometida por la buena educación. Su corazón, comprometido con la educación, alimenta e incrementa la Fe y la Alegría que necesitamos para consolidarnos como un Movimiento de Educación Popular Integral y Promoción Social al servicio de la paz, la justicia y la reconciliación.

Esto funciona, como diría Mario Alonso Puig, si nunca dejamos de querer a las personas, creer en ellas, valorarlas y potenciarlas. Y eso es lo que nos demandan para seguir creciendo todas las personas que están en nuestros centros, nuestras aulas y nuestras comunidades.

Que el Dios de la Vida les proteja y les colme de bendiciones. Que la vida les premie alcanzando lo que desean para ser felices. Se merecen todo lo mejor. No dejen espacio en sus vidas para la desesperanza. La paz es el camino.

Un abrazo agradecido,

Víctor Murillo U.
Director Nacional
Fe y Alegría de Colombia

 

Colaboradores: Gracias por su apoyo.

Obras Compañía de Jesús